Papá, Mamá y tía Samantha

Igor Lansorena y Leyre Goitia se conocieron con 18 años, estudiando en la universidad. Años después se enamoraron, decidieron casarse y formar una familia. Meses antes del enlace, a Leyre, de 41 años y profesora de español de la Universidad de Deusto, le diagnosticaron linfangioleiomiomatosis, una enfermedad rara que afecta a algunas mujeres en edad fértil. “Podía quedarme embarazada, pero había muchos riesgos”, explica. Tras el diagnóstico, lo primero que se plantearon fue la adopción. Pero les pareció “un proceso largo y complicado”. Viajar a Idaho y lograr que otra mujer ayudara a traer al mundo a su hijo acabó siendo más sencillo y más rápido. Decidieron entonces ser padres mediante gestación subrogada, una técnica reproductiva comúnmente conocida como vientre de alquiler.

Leer noticia completa.